martes, 23 de junio de 2009

Cristal.






Desde que era muy pequeña tenía sueños recurrentes en los que aparecían cristales rotos. Metros y metros cuadrados de superficie cubierta por pequeños cristales puntiagudos. A veces no le quedaba otra que pasar por encima y aún cuando se despertaba y se percataba de que había sido un mal sueño, las heridas seguían doliendo.
Cuando observaba el Palacio de Cristal siempre se imaginaba que si se desplomase de repente, podría hacer sus sueños realidad.

2 comentarios:

Raskolnikov dijo...

Yo soñaba con una estación de trenes con las paredes de cristal. Tenía una gran cúpula que dejaba pasar la luz solar arriba de la cual habitaban palomas, aunque lo que me preocupaba no eran sus caracteristicos excrementos sino que el ruido del ferrocarril chocara contra la fragilidad del cristal.

Apenas lo tuve dos o tres veces, pero lo recuerdo como una imagen típica.

Violante dijo...

paso por aquí... me gusta, haré de esto algo recurrente...

hay muchos palacios de cristal con los que hacer realidad los sueños... Madrid a las 2 de la madrugada está lleno...