miércoles, 10 de noviembre de 2010

Algo.

He soñado con sus canciones y con cementerios. Eternidad. Es tan difícil acabar formando parte de algo. De algo importante, de algo que se merezca que utilice mayúsculas. A L G O. Y hoy en mi habitación huele a pasado y quizás también un poco a vainilla y a tabaco. Muchas personas se extrañan de que fume cuando enciendo un cigarrillo y muchos hombres se extrañan cuando les miro a los ojos desde la altura de su entrepierna. Las conversaciones tomándome un capuccino con A. hacen que me sienta importante y huele tan bien que me entran ganas de acercarme a su cuello. Debo ser algo payasa* pero eso me hace feliz.

2 comentarios:

Testigo del Error. dijo...

Sé quien huele bien, aunque la letra no encaje, aunque quizás le llames de otra manera. O tal vez tengamos que tomarnos tu y yo un café, a distancia, fumándonos un cigarro, sin echarnos el humo la una a la otra, para contarnos más cosas.
:)))

La chica tripolar. dijo...

Es que es otra persona, supongo que tengo ligera obsesión con eso. Tenemos que hablar y tomar cafés a distancia y sin distancia, no cabe duda.
Un beso, pequeña.