miércoles, 8 de septiembre de 2010

Canela.

El chico de las ojeras me recuerda a Devendra Banhart, tanto que le pedí que me tocara una canción suya. Después de pensarlo empezó a tocar ésta. Dio en el clavo y mientras cantaba seguro que se me puso el corazón de gallina, además de la piel, porque me enamoré perdidamente durante casi dos minutos. Después el mundo siguió girando.

Don't the flowers at your feet smell sweet
Well they sure smell sweet to me
And don't the moon way up high shine bright
Well it sure shines bright to me.

And don't the water on your lips feel good
Well it sure feels good to me
And don't the lips on your lips feel good
Well they sure feel good to me.


1 comentario:

PepitoZamora dijo...

Bonita canción señorita tripolar!