lunes, 16 de mayo de 2011

Absolutamente.


Al final, después de tanto revuelo, San Sebastián no murió a causa de las flechas.



1 comentario:

Jose Gutierrez dijo...

la pregunta es quien nos pondra la vela a nosotros por gustarnos tanto lo prohibido? :P

PD: me encanta tu blog ^^